Pomerania

por Pablo Cabezali
Pablo Cabezali en Pomerania Madrid

Cena en Pomerania.. ¿Postureo y buena comida?

Pomerania es uno de esos Restaurantes en Madrid que asociamos a Postureo al estilo de Habanera, Amazónico, etc. Lugares donde tu visita no se limita a cenar sino que suele conllevar quedarse a posteriori de copas en un ambiente acorde. Personalmente no es un concepto que me llame la atención, pero si me han hablado bien de la comida, en este caso la Tarta de Queso, ¿Por qué no probar suerte?

El local se encuentra al principio de Maria de Molina junto a la rotonda de Gregorio Marañón. Por fuera no es muy llamativo pese a sus grandes cristaleras, pero su interior es espectacular, con 2 plantas más terraza y una decoración de sobresaliente.

La Carta se nos muestra en una única hoja, dividida en secciones con toda variedad de comida. Dentro de cada sección el rango precios es amplio y en función de las elecciones tu cena rondará una media u otra. Por ejemplo en mi caso salió una media de 45€ persona pidiendo 3 entrantes (ojo, no llenan mucho), 1 segundo a compartir y dos postres. De haber pedido cada comensal un segundo por libre habríamos tenido un ticket de 3 cifras tranquilamente.

1- Croquetas de Jamón [9,90€]: 9 unidades que salen a 1,10€ Croqueta, bastante bien de precio. A mí personalmente no me parecieron muy allá, hasta el punto de llegarme a plantear si eran congeladas (que leí que por lo visto ahora los fabricantes las pueden hacer hasta deformes para que den el pego). Tras mi cena al preguntar al personal nos dijeron que eran caseras. Como os he dicho a mi ni fu ni fa, quizás me pase como con las Tartas de Queso, que de haber comido tantas tengo el listón muy arriba.

2- Triología de Nigiris 🍣 [13,90€]: 6 unidades que dan una media de 2,31 por Nigiri, casi 5€ el par, bien en aspecto precio. Como creación siento ser brusco pero no valen para nada.. El Arroz más normal del mercado, una bola. La materia prima no se ve muy allá de calidad, ni por apariencia (todo apagado y seco) ni por sabor. Fueron de Salmón, Atún y Pez Mantequilla, siendo mis favoritos estos últimos y aun así regular, resultando algo chicloso. Prescindible total.

3- Langostinos en Tempura con Salsa de Chili Garlic [14,90€]: No recuerdo haber comido jamás una Tempura de Langostinos y que no me agrade 😂. Esta en concreto me gusto bastante, con una salsa rica a la vez que picante como se prometía. Personalmente haría la tempura algo menos gruesa. Recomendado para todos 👍🏽

4- Lubina a la Sal 🐟 [29,90€]: En el 99,9% de mis visitas pido Carne. Aquí inusualmente me decanté por pescado. Mi elección, una Lubina a la Sal por casi 30€. La Lubina llega íntegra a la mesa y la preparan / diseccionan directamente en tus narices. El proceso lleva un tiempo, tal como podéis observar en los vídeos que hay en mi Instagram. Respecto al plato, no recuerdo haber comido esta elaboración de Lubina, siempre había sido al Horno sin más o a la Espalda. Sobre esta modalidad, bueno.. El pescado estaba tierno y contaba con buen sabor, pero la sal estaba bastante presente en algún que otro bocado. No tengo apenas idea de pescados y elaboraciones, por lo que no sé si es normal ¿Qué opináis vosotros?. Pd: en carta ponen que es Recomendado para 2 personas, a mi se me hizo minúscula 😑

5- Tarta de Queso Pomerania 🧀 [6,90€]: El motivo de que cayese en las garras del postureo de Pomerania no fue otro que los rumores de que en este local servían una Cheesecake deliciosa. Os mentiría si dijese que no está buena, pero no entra en mi Top 10 ni de lejos.. La veo sin rumbo claro, amateur si lo que se busca es que quede acorde al estilo que tanto se lleva ahora.. La comí con gusto pero no la puedo recomendar como imprescindible, aunque si estás aquí te animo a pedirla. Como detalle curioso, viene ligeramente caliente.

6- Tarta de Lima y Chocolate Blanco [6,90€]: Confieso que cada vez que leo Chocolate Blanco en una Carta de Postres sufro un hormigueo por el cuerpo y una voz interior me grita: “Pídelo”, no podía desobedecerla.. Os diría que me gustó incluso más que el previo, pero tampoco alcanza esa excelencia que esperaba encontrar. La textura se asemeja a un osito de gominola. El sabor es agradable y acorde a lo prometido. No obstante, con estos dos ingredientes de seguro se pueden hacer maravillas que dejen babeando a más de uno, yo entre ellos.

También te pueden interesar

Deja un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Utilizo cookies para asegurar la mejor experiencia de usuario en este sitio web. Si continúas visitándolo entenderé que estás de acuerdo con esto. Aceptar Leer más